Comunicado a la prensa Nº 0028
febrero 6, 2020
Importaciones de atún en pouch de Estados Unidos
febrero 11, 2020

¿Al final del 2020 habrá un súper El Niño? ¿Qué pasa en 1+2?

Franklin Ormaza González, PhD

Cámara Nacional de Pesquería

Introducción.

Con este titular “60% de posibilidad de que El Niño esté desde marzo, en Ecuador, según OMM” (https://www.eluniverso.com/guayaquil/2019/02/27/nota/7210892/nino-debil-se-espera-proximos-tres-meses-2019-segun-omm) la OMM (Organización Mundial de Meteorología) anunció el posible evento oceanográfico – meteorológico (27 Febrero 2019) y  puso delante de los ecuatorianos (y otros países) una alerta, que probablemente encendieron nervios al sector productor, especialmente al pesquero y acuícola, así como al agricultor.

El Niño 2019 (área 3.4) técnicamente no ocurrió, a pesar de que las anomalías térmicas superararon ligeramente el umbral (0.5C) de las condiciones neutras por más de tres meses, pero las condiciones meteorológicas no ocurrieron (ver reporte de 3 abril 2019), ya que el Índice de Oscilación Sur (SOI) se mantuvo en promedio -6.5, mientras que solo para marzo el SOI promedió -7.4. El SOI debe ser <-7.0 por al menos 90 días. Es decir, si las condiciones oceanográficas y meteorológicas no se encadenan, conceptualmente no existe el evento El Niño, sino un estado de alerta. 

El evento parcial El Niño fue de características débiles (+0.5C a +0.8 C) con anomalías cercanas a condiciones neutras (<+0.05C). Estas condiciones no se reflejaron en las costas ecuatorianas (área 1+2). Las condiciones de lluvia fueron las típicas con excepción de ciertos eventos lluviosos puntuales en mayo.

Condiciones al 2020.

En el mes de noviembre del 2019, científicos de la universidad alemana de Justus Liebig (Giessen) propusieron la posibilidad de que ocurra un gran evento cálido a finales del 2020, es decir que aparte de predecir su ocurrencia están otorgando magnitud, en este caso las anomalías deberán superar 1.5-2.0C o >2°C. Los modelos oceanográficos determinísticos generalmente trabajan bien los primeros meses; tratar de predecir el comportamiento superficial térmico en 3.4 con un año de anticipación es complicado, sin embargo, un numeroso grupo de científicos: Meng et al. (2020) proponen un modelo que lo puede hacer. Por otro lado, las predicciones de varios centros de investigación como la NOAA, The Bureau of Meterology (BMA, Australia) y la Met Office (GB) proponen que las condiciones se mantendrán en estado neutro en 3.4. La Fig. 1 muestra las proyecciones en tiempo. La Met Office propone anomalías que no superan 0.5C con tendencia a disminuir hacia 0.0C a partir de marzo-abril. Algo similar propone la NOAA, pero inclusive propone anomalías negativas a partir abril-junio, mientras que BMA sugiere anomalías 0.5-0.7 C en los próximos tres meses y luego una disminución.  En los tres escenarios pronosticados el común denominador es que serán condiciones neutras al menos hasta junio. Pero lo que sugiere la NOAA implica que lo pronosticado por la Universidad alemana sería y será equivocado ya que las anomalías serán negativas o neutras. Bajo estas condiciones pronosticada, en este momento, no es posible ni siquiera un evento El Niño débil a finales del 2020.

Fig. 1. Pronósticos o proyecciones de anomalías térmicas en 3.4 (3 recuadros) y 1+2 (recuadro bajo izquierdo). NOAA, BMA, Met office (ver links en referencias):

En la región 1+2, dada las condiciones oceanográficas y meteorológicas que interactúan de manera más dinámica añadido a que fluctuaciones meteorológicas costeras están afectadas por la continentales, las labores de predicción se tornan más difíciles y los niveles de incertidumbre se incrementan más allá de valores estadísticos aceptables. Sin embargo, la Met Office sugiere anomalías superficiales térmicas alrededor 0.5C hasta marzo-abril, de ahí en adelante posibilidades anomalías negativas.

Las condiciones actuales (Fig.2) indican anomalías para el mes de enero fueron sorprendentemente negativas, pero ya en la última semana del mes se han tornado ligeramente positivas (+0.2C). Las condiciones meteorológicas regionales, indican que la ZCIT está ya desplazada al norte sobre la línea ecuatorial y se prevé siga descendiendo latitudinalmente; los vientos alisios oeste del Atlántico se han intensificado pasando sobre el istmo de Panamá empujando hacia el sur la ZCIT y las aguas superficiales de la Bahía de Panamá. Estas masas de aguas son generalmente cálidas 28-31C. En las próximas probablemente estas anomalías se incrementarán y con ello la termoclina se profundizará. Hacia marzo la ZCIT podría estar ubicada alrededor 5°S latitud. Fig. 2. Anomalías térmicas superficiales (al 3 Feb 2020) en las diferentes regiones el Niño. Fuente: https://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/analysis_monitoring/enso_update/ssta_c.gif.

Lluvias. Las lluvias durante enero han estado deficitarias al menos en la parte sur del Ecuador y norte de Perú, así por ejemplo en Guayaquil, la precipitación total no supera los 20 mm (norte de la ciudad).  En la estación D (La Puntilla, que es operada y monitoreada por F Ormaza y Dafne Vera), 0.0 mm, mientras que en Guayaquil km 11.5, 16 mm. De acuerdo a pronósticos, lluvia acumulada para los próximos 10 días podría superar los 100 mm en muchos lugares (Fig. 3), pero se concentrará en la parte interior de la región costa y un poco en Santa Elena. El pico sería probablemente marzo. Las posibilidades de que se repitan las condiciones del 2017 están presentes, pero no pueden pronosticar con certidumbre aceptable.

Fig. 3. Pronóstico (al 6 febrero) de lluvia acumulada para los próximos 10 días (https://www.windy.com/-Humidity-rh?rh,-2.205,-80.991,8,i:temp).

Pesquerías. Las capturas de dorado (Coryphaena hippurus) han descendido según información anecdótica en el puerto artesanal de Santa Rosa de Salinas (Santa Elena). Las capturas especies de pelágicos pequeños en las últimas semanas ha sido considerada un poco por debajo del promedio para esta época del año. Igualmente, las de atún han estado dentro de los típico para esta época. Los procesos de reproducción, crecimiento y reclutamiento deben ser más intensos y favorecidos por las cálidas temperaturas (22-26 C) subsuperficiales. Proteger las aguas costeras (hasta las 8 millas naúticas como dice la ley) es sinequanon, por que los procesos biológicos primarios se dan cercanos a las costas.

Agricultura. Por las siguientes dos-tres semanas las lluvias se deben intensificar, de manera en la parte interior de la región costa

Conclusión. Prácticamente todos los modelos indican que condiciones térmicas superficiales neutras se mantendrán en 3.4 (anomalías <0.5C) al menos hasta mayo-junio. Después de este periodo, es difícil pronosticar, pero existen coincidencia (entre los oceanógrafos) en que las anomalías van a disminuir a valores negativos. El pronosticado e intenso El Niño al final del 2020, no se daría. Las condiciones actuales en 1+2, indican aguas con anomalía térmicas por debajo de los esperado, pero ya han comenzado a incrementarse y prevén anomalías superficiales alrededor de 1C hasta mayo-junio. Las lluvias han sido deficitarias en el mes de enero en toda la costa, particularmente en ciertas partes como la Provincia de Santa Elena y Guayas. La pesca de especies como Dorado, Atún y ciertos pelágicos pequeños están dentro de lo esperado o regular para esta época del año. Agricultura probablemente se vea afectada por excesos en febrero y marzo.

Referencias

NOAA https://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/predictions/90day/tools/briefing/sstsa.gif.

BMA: http://www.bom.gov.au/climate/enso/#tabs=Outlooks

Met Office: https://www.metoffice.gov.uk/research/climate/seasonal-to-decadal/gpc-outlooks/el-nino-la-nina

Jun Meng, Jingfang Fan, Josef Ludescher, Ankit Agarwal, Xiaosong Chen, Armin Bunde, Jürgen Kurths, and Joachim Schellnhuber 2020. Complexity-based approach for El Niño magnitude forecasting before the spring predictability barrier. Proceedings of the National Academy of Sciences vol. 117 issue 1 pp: 177-183Published by National Academy of Sciences.