CENSO DE PLANTAS DE HARINAS DE PESCADO EN ECUADOR
junio 18, 2020
Resumen -Radio
junio 22, 2020

El doble estándar de Europa para la sobrepesca de China

Escrito por Jonathan G. Odom

Fuente: https://www.ejiltalk.org/europes-double-standard-for-chinas-overfishing/

Hace una década, en enero de 2010, la UE implementó una nueva y audaz iniciativa para contrarrestar el creciente problema de la sobrepesca en todo el mundo. Esta iniciativa de la UE consistió en un sistema de aplicación indirecta contra naciones ubicadas fuera de Europa, mediante el control del acceso de esas naciones para importar sus productos pesqueros en el mercado europeo. Si bien respeta plenamente la soberanía de estas otras naciones, la UE desarrolló una forma innovadora de dar forma e influir en su comportamiento, lo que tiene un efecto positivo en una amenaza global. Durante la última década, la UE ha implementado esta iniciativa de manera efectiva contra varias naciones. Pero ha surgido un problema debido a una realidad pasada por alto de que la UE no ha aplicado esta iniciativa a la nación en el mundo que es la más culpable por la sobrepesca: la República Popular de China. Por lo tanto, se justifica un examen más detallado de esta cuestión.

El desafío de seguridad global de la sobrepesca

La sobrepesca en los océanos del mundo es una de las mayores amenazas para la seguridad alimentaria mundial. En su Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura de 2018, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura informó estadísticas inquietantes, que muestran cuán grave se ha vuelto la situación: en 1974, el 90 por ciento de las poblaciones de peces del mundo se pescaron “dentro de niveles biológicamente sostenibles”; pero en 2015, solo el 67 por ciento de esas poblaciones de peces están en buena forma. En otras palabras, después de cuarenta años de sobrepesca mundial, un tercio de todas las poblaciones de peces están a punto de convertirse en lo que podría describirse como un desastre provocado por el hombre. A menos que las naciones del mundo tomen medidas efectivas, el futuro de estas pesquerías podría convertirse en un riesgo catastrófico no solo para el entorno marítimo mundial, sino para toda la humanidad.

Afortunadamente, muchas naciones en todo el mundo reconocen este creciente desafío de seguridad y han tratado de tomar medidas para contrarrestar la creciente amenaza de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR). Ejemplos importantes de estos esfuerzos colectivos están codificados en los regímenes de tratados multilaterales de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, el Acuerdo de las Naciones Unidas sobre las poblaciones de peces de 1995 y el Acuerdo de medidas del Estado del puerto de 2009. Sin embargo, a pesar de estos y otros esfuerzos cooperativos, algunos estados continúan ignorando deliberadamente esta creciente amenaza a la seguridad o no muestran el nivel apropiado de preocupación por contrarrestarla.

El esfuerzo de la UE para combatir la sobrepesca a nivel mundial

Una acción colectiva para motivar a estos estados deficientes y, por lo tanto, contrarrestar la pesca INDNR a nivel mundial ha sido una iniciativa política emprendida por la UE durante la última década. En 2008, la UE adoptó el Reglamento 1005 del Consejo para “prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”. Como se indica en el preámbulo del reglamento, esta iniciativa busca enfocarse en “el comportamiento que cae bajo la definición de pesca INDNR y que causa el daño más grave al medio marino, la sostenibilidad de las poblaciones de peces y la situación socioeconómica de los pescadores que se rigen por las normas de conservación y gestión de los recursos pesqueros”. La principal forma en que esta iniciativa de la UE busca contrarrestar la sobrepesca a nivel mundial es prohibiendo el comercio de productos pesqueros ilícitos provenientes de estados deficientes dentro del mercado colectivo de los estados miembros de la UE. Dicha acción dirigida por la UE es más que simplemente de naturaleza simbólica, especialmente dado que la UE es ” el mercado único más grande para pescado y productos pesqueros” en el mundo.

El sistema de aplicación indirecta establecido por el Reglamento 1005 implica un proceso de dos pasos. Primero, si existen “dudas bien fundadas sobre el cumplimiento, por parte de buques pesqueros o productos pesqueros” de un “tercer país” (es decir, un estado que no es miembro de la UE), entonces la UE emitirá un ” alerta” al gobierno de ese tercer país, y los estados miembros de la UE tomarán una serie de acciones de investigación y verificación contra ese país. Estas acciones de “preidentificación” aumentan el escrutinio sobre el comercio de productos pesqueros de ese país en el mercado de la UE. En segundo lugar, si la UE determina que este tercer país “no cumple con las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional como bandera, puerto, estado costero o de mercado, “Entonces la UE identificará a ese país como un” país que no coopera en la lucha contra la pesca INDNR “y prohibirá la importación de productos pesqueros de ese país al mercado de la UE. Una vez identificada como tal, la nación que no coopera debe tomar medidas específicas para “rectificar” la situación y “garantizar el cumplimiento de las medidas de conservación y ordenación por parte de sus buques pesqueros” para ser eliminada de la lista prohibida de la UE. Utilizando una metáfora del deporte más popular del mundo, este proceso de dos pasos se ha caracterizado coloquialmente como un “Utilizando una metáfora del deporte más popular del mundo, este proceso de dos pasos se ha caracterizado coloquialmente como un “Utilizando una metáfora del deporte más popular del mundo, este proceso de dos pasos se ha caracterizado coloquialmente como un “tarjeta amarilla-tarjeta roja “, con la nación infractora recibiendo una advertencia de tarjeta amarilla por presuntas infracciones, seguida de una expulsión de tarjeta roja del mercado colectivo de pescado de la UE por violaciones continuas.

En los últimos diez años, la UE ha involucrado a más de dos docenas de naciones en todo el mundo bajo el marco de aplicación de la Regulación 1005. En un comunicado de prensa de junio de 2019, la UE informó el éxito de estos esfuerzos de compromiso, con casi todos los estados identificados. Abajo en la pesca INDNR por sus flotas pesqueras. Ese mismo comunicado de prensa también incluía una tabla, que enumeró los 25 “terceros países” específicos, así como su estado en el sistema de tarjeta amarilla-tarjeta roja. Una revisión rápida de la lista de países muestra que la UE ha aplicado el Reglamento 1005 a nivel mundial, ya que la lista incluye naciones ubicadas en casi todas las regiones del mundo fuera de Europa. La lista también incluye una vigésima sexta entidad, que tiene un estatus ambiguo en las relaciones internacionales: Taiwán. De hecho, el objetivo principal del comunicado de prensa de junio de 2019 de la UE era anunciar que estaba levantando el estado de “tarjeta amarilla” de Taiwán debido a las importantes reformas que Taipei había instituido durante los tres años anteriores.

Como cuestión práctica, esta iniciativa de la UE ha entrado en la psique colectiva de estos y otros gobiernos nacionales, dando forma e influyendo en el comportamiento del estado hacia el posible progreso en la lucha contra la sobrepesca a nivel mundial. Por ejemplo, a fines de 2018, este autor ayudó a facilitar un diálogo en Bangkok entre muchas de las naciones del sudeste asiático, durante el cual altos funcionarios de sus respectivas agencias de aplicación de la ley marítima discutieron el desafío compartido de cómo contrarrestar la pesca INDNR de manera más efectiva. Es de destacar que lo que surgió repetidamente en sus discusiones grupales fue qué acciones específicas podían y debían emprender sus gobiernos, ya sea para evitar recibir una tarjeta amarilla de la UE o para que una se rescinda con éxito. Con conversaciones como estas a medio mundo de distancia de Europa, una conclusión es inevitable: Este esfuerzo de la UE para contrarrestar la pesca INDNR está teniendo claramente un impacto global. 

China como el peor delincuente

Desafortunadamente, lo que es notable sobre la lista de países de la tarjeta amarilla de la UE es que no solo son los estados específicos que están en la lista, sino también los estados que no lo están. Una nación que está evidentemente ausente de la lista es China. La pregunta obvia es: ¿Por qué?

¿No ha identificado la UE a China en su sistema de pesca contra INDNR porque las pruebas no respaldan la inclusión de China en la lista? No, al contrario. En enero de 2019, la organización no gubernamental con sede en Ginebra Global Initiative Against Transnational Organized Crime y Poseidon-Aquatic Resource Management Ltd. publicaron conjuntamente el Índice de Pesca INDNR, que describieron como “una herramienta diseñada para proporcionar una mejor comprensión de lo ilegal, pesca no declarada y no reglamentada (INDNR) en todo el mundo”. Los desarrolladores del Índice identificaron 40 factores sobre la pesca, la industria pesquera y la aplicación de la pesca, y aplicaron esos factores a nivel mundial a 152 naciones. Aplicando esos factores a una revisión exhaustiva de datos relevantes, este Índice “Compara los países según su exposición y respuesta a la pesca INDNR”.

Con base en el análisis de estos factores y datos, los desarrolladores del Índice de Pesca INDNR determinaron que la nación que obtuvo el puntaje global de peor desempeño mundial para la pesca INDNR fue China. Además de ganar peor puntuación global del mundo, China también obtuvo la puntuación de peor desempeño del mundo en dos de los Índice tres categorías específicas ‘s (es decir, como Estado de pabellón y como el Estado del puerto), y del mundo 13 ª más desfavorable puntuación obtenida para la tercera categoría del Índice (es decir, como estado costero). En el informe que publica los resultados del Índice, estos expertos concluyeron que “existe una necesidad apremiante de responsabilizar a estos países por sus acciones (o la falta de ellas), monitorear el progreso y tomar medidas correctivas donde y según corresponda”. ¿Quién fue el primero de “estos países” citado por las conclusiones del informe? China.

Si uno compara a las naciones con el peor desempeño en el Índice de Pesca INDNR con la lista de naciones que han recibido tarjetas amarillas y rojas bajo la iniciativa contraria a la INDNR de la UE, se esperaría la mayoría de los resultados. De hecho, existe una coincidencia significativa entre las naciones que obtuvieron un puntaje bajo en el Índice de Pesca INDNR y las naciones que han recibido tarjetas amarillas y rojas. Es cierto que no todas las naciones que están bajo el escrutinio de la UE tienen el mismo estatus. Entre las 25 naciones, solo seis han recibido tarjetas rojas. De ellos, tres fueron eliminados posteriormente de la lista, en base a las reformas tomadas por sus respectivos gobiernos. Eso todavía deja a otras diecinueve naciones que han recibido tarjetas amarillas de identificación previa de la UE. Sin embargo, China ni siquiera se encuentra entre los destinatarios de las tarjetas amarillas.

Alternativamente, ¿la UE no ha identificado previamente o identificado a China en su iniciativa de pesca contra INDNR porque la UE no importa productos pesqueros de China? No, esta segunda suposición también sería falsa. En 2018, el Observatorio Europeo del Mercado de Productos de la Pesca y la Acuicultura publicó The EU Fish Market, un informe que compila y analiza datos globales sobre la producción, consumo, exportación e importación de productos pesqueros. Cabe destacar que China se ubicó como el segundo país de origen general para los productos pesqueros importados por la UE, con un total del 8 por ciento del volumen total y el 7 por ciento del valor total. Sin embargo, incluso si China exportara poco o nada de productos pesqueros a la UE, ese hecho podría ser irrelevante. Recuerde que el umbral de activación del Reglamento 1005 para que una nación en particular reciba una tarjeta amarilla son “dudas bien fundadas sobre el cumplimiento, por parte de los buques pesqueros o productos pesqueros” de esa nación. Por lo tanto, el estándar real es si el estado específico cumple con los estándares establecidos; no es si el estado deficiente exporta no, unos pocos o muchos productos pesqueros al mercado de la UE.

Conclusión

Si usted fuera un alto funcionario del gobierno de Belice, Guinea, Tailandia o cualquiera de las otras veinticinco naciones que hasta ahora ha recibido una tarjeta amarilla o roja de la UE, comprensiblemente tendría preguntas para sus homólogos de la UE:

Sistemáticamente, ¿es esta una situación real política de trato discriminatorio por parte de las naciones desarrolladas solo contra los estados en desarrollo? Por ejemplo, Japón y Rusia obtuvieron puntajes bajos en algunas partes del Índice de Pesca INDNR, pero la UE no ha otorgado una tarjeta amarilla o roja a ninguno de ellos. ¿Por qué no? ¿La UE no aplica su iniciativa pesquera contra los Estados poderosos del mundo porque busca evitar poner en peligro otros aspectos valiosos de esas relaciones económicas?

Específicamente, en términos del peor estado infractor del mundo por la sobrepesca, ¿está aplicando la UE un doble rasero al comportamiento extremadamente deficiente de China? Existe evidencia significativa que muestra que China no ha cumplido con la ley, las normas, los estándares y las normas aplicables para la gestión y conservación de la pesca. Hay datos indiscutibles que muestran que China exporta cantidades significativas de productos pesqueros a la UE. ¿Por qué la UE no ha aplicado esta regulación particular a esta nación en particular? Si el estándar que la UE aplica verdaderamente es “dudas bien fundadas” sobre el cumplimiento de una nación con las medidas de conservación y manejo de la pesca, entonces, ¿cómo exactamente no hay tales “dudas bien fundadas” sobre China, cuando China obtuvo el primer puesto en un índice global de pesca INDNR como el nación en general peor desempeño? Esta discrepancia significativa huele a pescado y garantiza una explicación pública por parte de los funcionarios de la UE correspondientes.

Artículo originalmente publicado en: https://www.ejiltalk.org/europes-double-standard-for-chinas-overfishing/