Otro pulso de la corriente de Humboldt y afloramiento de Cromwell al oeste de Galápagos
abril 6, 2020
La producción de harina de pescado demanda seguridad jurídica y sostenibilidad
abril 22, 2020

Inesperada transición de estación lluviosa a seca 2020

Franklin Ormaza González, PhD

Asesor científico

CNP

Resumen.

La transición de la estación lluviosa a la seca en términos oceanográficos se adelantó de manera importante, las isotermas TSM de 22-26 C se han desplazado a posiciones típicas para junio, el frente térmico ecuatoriano está relativamente bien formado, la ZCIT está desplazada en latitudes norte (3-5 N). Las lluvias han decrecido de manera notoria en la franja costera aledaña al mar, aunque en la parte interior todavía se registran importantes eventos; el postulado de que habría un mega El Niño a mediados-finales del 2020, queda descartado, tal como advertimos ver anteriores reportes. Esto nos lleva al transitar el camino de la prudencia cuando se trata de modelar futuros que quedan a más de 6 meses o menos incluso. Existe la posibilidad crecimiento de que ocurra La Niña a finales segundo semestre del 2020. Las condiciones La Niña implicarían bajas temperaturas del mar y aire, poca lluvia, pero importantes condiciones favorables para los stocks pesquero del Pacifico este.

Introducción.

Generalmente en la costa ecuatoriana la transición de época lluviosa a seca ocurre durante el mes de mayo, cuando la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT) comienza moverse de latitudes sur a latitudes norte, y la corriente de Humboldt se interna en las costas norte de Perú y las de Ecuador. Las lluvias escampan, la temperatura superficial del mar (TSM) decrece, se forma el llamado frente tropical, que es un gradiente de temperatura superficial de 22/23-26C en corta distancia en forma de “lengua” que avanza hacia latitudes norte. Adicionalmente ocurren los afloramientos de Humboldt hasta la línea ecuatorial, pero especialmente frente al Golfo de Guayaquil. Igualmente, la corriente Cromwell aflora al oeste de Galápagos. Este proceso de transición es relativamente lento y recurrente, es decir la ZCIT sube y baja, vuelve a subir latitudes a manera de pulsos, hasta que la ZCIT se ubica aproximadamente a los 8 N.

Situación actual.

A partir de la tercera-cuarta semana de marzo se comenzó a observar que las isotermas TSM comenzaron a redistribuirse, es decir las de 24, 25 y 26 C empezaron a “moverse” hacia el norte (ver dos últimos reportes), y el ZCIT, el cual se adentró de manera débil o poco consistente hacia latitudes sur, igualmente se desplazó hacia el norte. Por otro lado, la corriente de Humboldt ha registrado pulsos hacia el norte, a causa del fortalecimiento de los alisios del sur. En abril se mantuvo este patrón. Al 15 de abril (Fig. 1), el ZCIT, aunque difuso se ubica prácticamente alrededor de 5N (80W-110W), mientras los vientos superficiales alisios del sur se han incrementado a >5 m s-1 en ciertos sectores (Fig. 4).

Fig. 1 Vientos superficiales alisios (sur), 15/abril/2020. Línea negra posible posición ZCIT. https://earth.nullschool.net/#current/wind/surface/level/orthographic=-75.00,0.00,956/loc=-109.887,4.411. Modificado por el autor

TSM. Así mismo este desplazamiento de vientos se vio reflejado en la redistribución de las isotermas superficiales TSM, lo que ha fortalecido el llamado frente térmico ecuatorial (líneas rojas entrecortadas en Fig. 2), cerrando las distancias entre las isotermas de 27-22 C frente a la línea costera del Ecuador. Así, la isoterma de 27 ya está alrededor de 1-2 N, mientras que la de 22C llega a 2S (83W-84W) a 120 millas náuticas (220 km) del Golfo de Guayaquil (Fig. 2). La isoterma de 26C bordea toda la costa sur de Ecuador. En la primera semana de marzo, registro in situ de la estación D (2°12´S, 80°59´W) en la Puntilla (Prov. Santa Elena) fue de 28C y salinidad de 32.5 ups. La temperatura ha decrecido 2C o más en esa área, lo que corroboraría la transición, así mismo las lluvias en la región costera han decrecido de manera conspicua.  

Área 1+2. Las anomalías STM para la segunda semana de abril en el área 1+2, de acuerdo al INOCAR, estarían en el orden -2C (Fig. 3), el núcleo de esta anomalía se ubica en al frente térmico (Fig. 2). A lo largo de la costa (muy cercano a las playas) las anomalías positivas prácticamente han desaparecido, excepto en el Golfo de Guayaquil, donde se encuentran hasta +3C, pero esto se debe básicamente a que las aguas de los ríos tienen temperaturas superficiales alrededor 28-29C. Para esta época del año el flujo de agua puede llegar a los 1500 m3 s-1, mientras que en verano (agosto) 300 m3 s-1, ´por lo tanto la influencia de los ríos suele ser importante.

Fig. 2. Distribución de STM superficial al 15 de abril 2020. El frente ecuatorial esta descrito por la línea roja entrecortada. https://www.ospo.noaa.gov/data/sst/contour/equatpac.fc.gif. Modificado por el autor.

Por otro lado, al oeste del núcleo de anomalías negativas se observa un núcleo de anomalías positivas; este núcleo es energía remanente de la onda de alta energía térmica Kelvin, la cual debía arribar en marzo a las costas de área 1+2. Sin embargo, esta onda fue en buena medida neutralizada por los pulsos (ver anterior reporte) de la corriente de Humboldt, y el afloramiento de Cromwell al oeste de Galápagos, tal como se mostró en la Fig. 4 (reporte 1 abril 2020). Actualmente no existe una nueva onda kelvin cálida desplazándose hacia el este.  

Proyecciones.

Todos los modelos y registros estadísticas apuntan que las anomalías térmicas en área 3.4 (donde se establece El Niño o La Niña, 5N-5S, 120W-170W, Fig. 5), están alineados a que estas se mantendrán estado neutro positivo (0.0 C – <0.5 C) en el primer semestre del 2020, pero que durante el segundo semestre se podría desarrollar condiciones de La Niña. En la Fig. 4, se presentan los modelos de la Oficinas de Meteorología de Reino Unido y Australia, los decrecimientos de las anomalías comenzarían en mayo, alrededor de junio-julio pasarían a ser negativas, y al final de año serian igual o menores a -0.5C. Por otro la NOAA, L’Heureux (abril 2020) suscribe de manera más conservadora, que La Niña podría desarrollarse en el segundo semestre del 2020, con 30-40 % de posibilidades. Generalmente los modelos por esta época del año tienden a ser susceptibles a variaciones estacionales oceanográficas y meteorológicas.

Adicionalmente, cuando ocurre La Niña en el Océano Pacifico, la temporada de huracanes en el Atlántico Norte suele ser más activa; recientemente Belles y Donegan (abril 2020, Colorado State University Tropical Meteorology Project) están previendo una actividad de huracanes por encima del promedio de los últimos 30 años. Típicamente el número de huracanes es 6, huracanes intensos 3 y 12 tormentas; este año 2020, por lo que existen una lista de 8 huracanes, 4 huracanes fuertes y 16 tormentas, incluso se prevé un huracán >3 ( Saffir-Simpson Hurricane Wind Scale, >180 km h-1).

Fig. 3. Distribución de las anomalías STM al 14 abril 2020. Modificado por el autor. https://www.inocar.mil.ec/web/index.php/productos/temperatura-superficial-del-mar.

Conclusiones. La transición de la estación lluviosa a la seca en términos oceanográficos se adelantó de manera importante, las isotermas TSM de 22-26 C se han desplazado a posiciones típicas para junio, el frente térmico ecuatoriano está relativamente bien formado, la ZCIT está desplazada en latitudes norte (3-5 N). Las lluvias han decrecido de manera notoria en la franja costera aledaña al mar, aunque en la parte interior todavía se registran importantes eventos; en Guayaquil, 40 mm de lluvia han caído en dos días (13-13 abril) en ciertas partes de la ciudad. La Estación D registró 18mm en 11.5km vía a la Costa (Foto 1). El postulado de que habría un mega El Niño a mediados-finales del 2020, el cual se basaba en complejos modelos con modernas e innovadoras técnicas), queda descartado, tal como advertimos ver anteriores reportes. Esto nos lleva al transitar el camino de la prudencia cuando se trata de modelar futuros que quedan a más de 6 meses o menos incluso.  Las condiciones La Niña implicarían bajas temperaturas ambientales, poca lluvia, pero importantes condiciones favorables para los stocks pesquero del Pacifico este.

Fig. 4. Tendencias modeladas. Izquierda: Met Office London.   Derecha:  Australia Weather http://www.bom.gov.au/climate/enso/#tabs=Outlooks.

Fig. 5. Áreas El Niño. https://www.researchgate.net/publication/270110620 (DOI: 

10.1016/j.jhydrol.2014.08.043.

Foto 1. Lluvia registrada el 14 abril. Pluviómetro estación D (F Ormaza y D Vera) ubicado en 11.5 km vía a la costa. Foto dela autor (https://twitter.com/FranklinOrmaza1/status/1250460470974308354, 2020)

Referencias.

Belles J. and Brian Donegan (abril 2020). https://weather.com/storms/hurricane/news/2020-04-01-2020-atlantic-hurricane-season-april-outlook

L’Heureux Michelle (abril 2020).  ENSO Update: Alternative Communication. https://www.climate.gov/news-features/blogs/enso/april-2020-enso-update-alternative-communication#comment-3334.

Ormaza González, F. I.  (2020). Condiciones meteorológicas en Guayaquil 14 abril, 2020. https://twitter.com/FranklinOrmaza1/status/1250460470974308354.